Enroll Today

La Educación Somática es educación empoderada

By: Dr. Joseph Kramer

La educación somática es una forma de aprendizaje en el cuerpo, a través de la conciencia y la práctica auto-dirigida.

1. La Educación somática se realiza en el cuerpo. No vas a aprender el toque erótico viendo un video y pensando en lo que ves. Vas a aprender viendo y practicando los toques, con tu cuerpo. El aprendizaje auténtico tiene lugar sin la computadora.

2. La educación somática requiere la práctica repetida una y otra vez. Nadie aprende de la noche a la mañana a tocar un instrumento o practicar un deporte.

3. La educación somática es auto-dirigida. Nuestras clases en video ofrecen demostraciones, recursos y sugerencias, pero en última instancia eres tú quien decide lo que quiere aprender, en qué lugar concentrarse y cómo proceder en su viaje sensual. Para algunas personas, la práctica auto-dirigida es fácil; para otras, es un desafío. El aprendizaje compartido con otra persona puede resultar en una práctica más gozosa y divertida.

4. La educación somática es más efectiva cuando se hace en un contexto comunal, y esto es especialmente cierto en el caso del masaje erótico. El contexto comunal puede ser simplemente tú y tu amante, o bien toda una comunidad de exploradores/as eróticos/as.

5. Entrenadores y entrenadoras de erótica, guías y amigos y amigas conscientes pueden asistirte en tu aprendizaje del masaje erótico. Los profesores y las profesoras de la Nueva Escuela están disponibles a ayudarte y brindarte apoyo en tu proceso de aprendizaje. Puedes contactar al doctor Joseph Kramer, a Isa Magdalena o a Ariadne H.Luya para capacitación o apoyo.

El masaje erótico puede cambiar tu vida y la vida de las personas que amas. La educación somática es un regalo que puedes darle a tu cuerpo. La oportunidad para una capacidad inagotable de placer no es para ser tomada a la ligera. Mira, aprende, practica y saborea, y disfrutarás de un mayor auto-conocimiento, de creciente intimidad, y más diversión y goce como nunca imaginaste. ¡Qué comience el aprendizaje!